@ELN_Paz

E-mail

Soporte

Notas de Prensa

Escrito por Equipo de Comunicaciones

  • Pablo Beltrán se dirige al ganador: “Si quiere ser el presidente de todos los colombianos no puede ignorar el anhelo de paz”
  • El ELN cree que la paz no puede depender del “capricho” de un presidente ni de “los intereses de las élites que han intervenido en la campaña”.

 

 

El Ejército de Liberación Nacional (ELN) considera que los resultados de las elecciones presidenciales celebradas ayer dejan algo claro: “Una inmensa mayoría del país no quiere la guerra e interpreta la paz como un proceso de transformaciones profundas”. Así lo ha afirmado hoy en La Habana Pablo Beltrán, jefe de la Delegación de Diálogos del ELN, quien cree que los más de 8 millones de votos logrados por las fuerzas políticas y los movimientos que apostaban por un cambio real “son un mensaje contundente al establecimiento”.

 

“Por un lado, esos votos suponen una brecha en el sistema político tradicional que ha tenido secuestrada la democracia en el país, pero, por otro, esos 8 millones de colombianas y colombianos hacen una apuesta por la paz y obligan al gobierno resultante y al propio ELN ha trabajar con intensidad para terminar el conflicto armado y acordar transformaciones en búsqueda de una Colombia en paz y equidad”, insiste Beltrán.

 

El jefe negociador de la guerrilla le ha recordado al presidente electo, Iván Duque, que “la paz no es un capricho del gobernante de turno ni de las élites que han intervenido de forma tan definitiva en campaña”. “La paz es un anhelo colectivo y no se logra con el mero silencio de los fusiles. Mientras las razones de fondo del conflicto estén intactas no podremos hablar de construcción de paz”. Por si Duque tiene alguna duda, Beltrán le recuerda: “El ELN está en la Mesa y dispuesto, como hemos insistido, a conversar con el futuro gobierno”.

 

En el editorial de la revista Insurrección de este lunes, el Comando Central del ELN advierte: “No se trata de negar que hay sectores importantes del establecimiento que le apuestan a una salida democrática del conflicto armado, o que en verdad quieren superar la corrupción (…); pero sí de entender que con tal de proteger sus privilegios ante una básica propuesta reformista la mayoría de ellos están dispuestos a alinearse con el diablo”. Desde La Habana, Pablo Beltrán ha pedido a los sectores no guerreristas de las élites colombianas que “presionen para que en el Gobierno de Duque triunfe la amplitud de miras y los intereses de las mayorías, que se traducen en sacar la violencia de la política y en transformaciones reales que nos acerquen a la equidad”.