@ELN_Paz

E-mail

Soporte

Notas de Prensa

Escrito por Equipo de Comunicaciones

 

La Mesa de Diálogos entre el Gobierno Nacional y el Ejército de Liberación Nacional ha retomado su trabajo en La Habana (Cuba) este jueves 10 de mayo. Lo ha hecho con una comparecencia ante decenas de medios de comunicación acreditados en La Habana.

 

El breve evento, de 14 minutos, ha estado presidido por el jefe del equipo de garantes cubanos, Iván Mora, y en él han intervenido los jefes de ambas delegaciones: Gustavo Bell, por la del Gobierno, y Pablo Beltrán, por la del ELN.

 

Beltrán ha comenzado agradeciendo a Cuba sus solidaridad con los procesos de construcción de paz en Colombia. “Eso nos compromete”, ha recalcado el comandante Pablo Beltrán para después calificar de “complejo y difícil” el momento que viven los procesos de paz en Colombia. Y se ha referido a dos hechos. Por una parte, el proceso de paz con las FARC: “que en este momento enfrenta unas dificultades muy grandes, las más grandes que ha enfrentado, y hacemos esfuerzos y votos para que esas dificultades se superen, para que los incumplimientos que hay se superen, y para que los ataques que recibe ese proceso por lo menos cesen o se amainen”. Por otra, la violencia que se sigue ejerciendo contra aquellas personas que ejercen la oposición  política desde la legalidad: “Nosotros hemos hecho el reclamo de esto, todo el movimiento social y de izquierda hace el reclamo, pero, en vez de contenerse o neutralizarse, toda esta situación va configurando un genocidio de la oposición”. Y añadía: “Ustedes comprenderán la preocupación nuestra; porque si a nosotros se nos invita a dejar las armas y a hacer la lucha política en la legalidad pero nos está esperando ese escenario… deben entender que no son muchas las certezas que nos esperan”.

 

Sin embargo, Beltrán ha insistido en varias ocasiones en que “las adversidades, las dificultades no van a hacer que este proceso [de diálogos] se detenga”.

 

La Delegación  del ELN retoma así las conversaciones con dos retos muy claros: “Sacar la violencia de la política -y somos dos partes y cada parte debe hacer esfuerzos para que eso ocurra- pero, a su vez, propiciar unas transformaciones en Colombia”. Porque, como ha insistido Beltrán, si no se dan esos cambios sobre “las condiciones que generan alzamiento armado, esta generación de guerrillas podrá dejar de ser guerrilla, pero otras aparecerán”.

 

Finalmente, Beltrán ha señalado que hay condiciones para avanzar en la negociación de un segundo cese al fuego bilateral, temporal y nacional que, junto al modelo de participación de la sociedad en lo que se denomina Diálogo Nacional, permitan que el proceso avance con firmeza y confianza.

 

El Quinto Ciclo de diálogos retoma así su ritmo y la Delegación del ELN se ha comprometido a mantener informada a la sociedad colombiana y a la opinión pública internacional de los avances que se logren en esta nueva sede de la Mesa.

Categoría: