@ELN_Paz

E-mail

Soporte

Vídeos

Escrito por Equipo de Comunicaciones

 

 

Cuando se camina por los territorios y se escucha a la población se entienden las causas y los distintos tipos de conflictos que existen en el país. Acercarse a los territorios permite conocer de viva voz los problemas, escuchar las necesidades de la gente pero también se genera una dinámica de confianza importante para cualquier proceso de diálogo y participación.

 

Este acercamiento a las comunidades rompe con preconceptos institucionales y académicos y permite que se encuentren elementos comunes y contradictorios en los territorios. Hay unas regiones muy desarrolladas y otras muy excluidas como el Chocó, Cauca, Nariño y Putumayo en las que no solo hay conflictos internos fuertes como la lucha por la tenencia de la tierra, la minería, entre otros, que afectan la existencia de los recursos naturales, como el agua y el bosque, sino que perpetúan la exclusión de pueblos indígenas, afrodescendientes y campesinos.

 

Cuando la gente comienza a reclamar por el abuso y la extinción de sus recursos la única respuesta ha sido la violencia institucional. Asesinatos, amenazas, desplazamiento de territorios, son constantes en estos territorios excluidos. No obstante, las comunidades han construido propuestas de buen vivir que nunca han sido tomadas en cuenta por las autoridades. Por el contrario, el establecimiento ha ignorado cientos de planes y ha estado presto a incumplir acuerdos, es el caso reciente del proceso con las FARC.