@ELN_Paz

E-mail

Soporte

Vídeos

Escrito por Equipo de Comunicaciones

 

 

Colombia es un país de leyes sometido al síndrome del santanderismo en su peor versión, aquella que, como explica Jorge Orlando Melo, se traduce en “la tentación de resolver los problemas cambiando las leyes y las constituciones”. Se legisla para incumplir y se incumple para que nada cambie. Por eso, el Ejército de Liberación Nacional (ELN) se empeña en el valor de la palabra y en lo honorable de su cumplimiento.

 

Gustavo Martínez, delegado del ELN en la Mesa de conversaciones con el Gobierno, sabe que para la organización político-armada “el cumplimiento de la palabra es un principio fundamental”. No parece igual del otro lado, del establecimiento. “Sí vemos que la contraparte no lo ve igual, empezando porque no hay una política de Estado, una política de paz que lleve a una continuidad de los acuerdos. Es decir, por un lado, incumplen la palabra, pero por otro no hay continuidad de lo pactado de un gobierno a otro”.

 

Se negocia con un Gobierno que, habitualmente, incumple la palabra: mírese los 1.300 acuerdos incumplidos por los diferentes gobiernos que listaron los compañeros de la Minga indígena en 2017. Y se esperan nuevos gobiernos que, habitualmente, desconocen lo que queda de los acuerdos “hechos trizas” en el camino.

 

“El valor del cumplimiento de la palabra es algo de lo que la sociedad colombiana debe apropiarse para exigir que se hagan estas cosas de otra manera”, explica Gustavo Martínez, quien es optimista porque tiene “la esperanza de que estos mismos procesos, así estén llenos de problemáticas, pueden incidir para que en estos próximos tiempos podamos superar esta situación y hacer procesos de paz más sólidos…”.

 

La Delegación de Diálogos del ELN insiste en que el alto porcentaje de incumplimiento por parte del Estado del acuerdo de paz firmado con las FARC es un mal ejemplo y debería generar una reflexión profunda sobre si la palabra del establecimiento colombiano tiene valor, cuando la incumple una y otra vez en acuerdo con los sectores más reaccionarios del país.

Categoría: