@ELN_Paz

E-mail

Soporte

Artículos

Escrito por Equipo de Comunicaciones

 

 

Los últimos días son de ofensiva ‘informativa’. En tiempos de fake news, las élites de Colombia y el aparato de guerra psicológica de las Fuerzas Militares se han puesto a la tarea de diseminar montajes contra el Ejército de Liberación Nacional (ELN) justo cuando se está intentando garantizar el futuro de la Mesa de Diálogos con el Gobierno. ¿Hay casualidad? Ninguna.

 

Los sectores más guerreristas del país, apoyados en el aparato de inteligencia y comunicacional de las Fuerzas Militares, han señalado al ELN en las últimas horas de tres hechos. Lo más grave es la acusación hecha por el general Jorge Herrera, comandante de la Brigada 29 del Ejército, donde se indica al ELN de estar detrás de la masacre registrada en Argelia (Cauca).

 

Hemos dejado claro en un comunicado público que nada tenemos que ver con estos lamentables hechos pero lo más grave es que el Ejército también lo sabe. Algunos medios juegan el papel de altoparlante de los mensajes construidos desde las Fuerzas Militares. Un ejemplo es el de Blu Radio que, en sus redes, ha titulado: “Comunidad dice que el ELN fue responsable de la masacre en Argelia: Ejército”. En el primer párrafo de la noticia se demuestra la farsa: “En entrevista con BLU Radio, el general Jorge Herrera, comandante de la Brigada 29 del Ejército, dijo que versiones de la comunidad indican que el ELN está detrás del asesinato de siete personas en el municipio de Argelia, Cauca”. Es decir, la comunidad no ha dicho nada, pero el lector se queda con la primera parte del titular, “Comunidad dice que el ELN fue responsable de la masacre en Argelia”.

 

Todo vale para contaminar y poner a la “opinión publicada” en contra del ELN, cuando los  seguidores del ex presidente Álvaro Uribe, entre ellos el presidente electo, Iván Duque, están poniendo en cuestión la Mesa de Diálogos y tratando de forzar la ‘pacificación’ militar y la desmovilización de la sociedad que trabaja en la construcción de la paz.

 

Otro de los montajes de los últimos días tienen que ver con lo ocurrido el 27 de mayo, en medio del cese al fuego unilateral decretado por el ELN con motivo de la primera vuelta de las elecciones presidenciales, cuando militares de la Brigada 16 dizqueincautaron en Cunamá, municipio de Aguazul (Casanare), maletas con explosivos pertenecientes supuestamente al frente José David Suárez. El Frente ya denunció el montaje: “Desmentimos cualquier relación del ELN con estos hechos y aclaramos que esta acción del ejército supone un nuevo montaje contra el ELN, buscando deslegitimar la lucha insurgente, estigmatizar comunidades y mostrar al ELN como una organización sin palabra que no cumplió el cese y que comete infracciones al Derecho Internacional Humanitario”.

 

Estas ‘noticias’ fabricadas pueden rozar el absurdo si no estuvieran diseñadas para generar miedo y estigmatizar al ELN. El premio lo gana lo publicado este 4 de julio en La W Radio bajo el titular: “ELN se tomaría Medellín en la celebración de sus 54 años y las autoridades están alerta”. No importa que la noticia sea un ejemplo de histrionismo porque, en tiempos en que las personas con suerte alcanzan a leer titulares en las redes, logra el efecto deseado por el aparato de contaminación informativa.

 

La supuesta noticia utiliza mensajes públicos reales del comandante Uriel, del Frente de Guerra Occidental, para luego generar una alarma imposible: “El secretario de seguridad de la capital antioqueña, Andrés Tobón, en diálogo con la W Radio, reveló que ‘desde hace un tiempo vienen haciendo esas publicaciones en redes sociales. Con Policía, Ejército y Fiscalía hemos estado atentos para verificar movimientos extraños y demás. Por lo pronto, las alertas están dadas’”.

 

Sabemos que esta estrategia va a ir en aumento y que vamos a ser los culpables de casi todo lo ocurrido y lo imaginado, porque los sectores guerreristas deben construir un relato que pueda justificar una ruptura de las conversaciones. Cuando desde el ELN hemos repetido hasta el cansancio que vamos a seguir en la Mesa de Diálogos para buscar una solución política al conflicto, los sectores más reaccionarios del país se dan a la tarea de construir una narrativa en nuestra contra que nos convierta en los culpables de todos los males. Ojalá la madurez de la sociedad y la ética de algunos periodistas contrarresten el mal oficio de los que transmiten los mensajes oficiales sin la mínima verificación y contraste de fuentes.

Categoría: