• @ELN_Paz

  • @ELN_Paz

  • @ELN_Paz

  • @ELN_Paz

Copyright 2018 - Custom text here

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

 

Este 15 de marzo después de 2 meses de congelamiento de la Mesa de Quito, inició el Quinto ciclo de conversaciones, que sesionará durante 9 semanas, hasta el 18 de mayo.

 

Este ciclo de conversaciones se logró instalar como producto de la voluntad que las partes mantienen para avanzar en el proceso, pero sobre todo por el esfuerzo y respaldo decidido de amplios movimientos sociales, pueblos étnicos, algunos sectores políticos, Iglesias y comunidades de Fe, los países Garantes y Acompañantes, la ONU y otras instituciones de la comunidad internacional.  

 

En estos dos meses de estancamiento hubo un pulso político entre quienes defienden la búsqueda de la paz, por medio de un proceso que saque la violencia de la lucha política e implemente un programa básico de transformaciones para la paz; en contraposición con quienes buscan “hacer trizas los acuerdos de paz”, difundiendo mentiras que siembran odio y cizaña entre los colombianos, como paso sustentatorio para proseguir con el uso de la violencia.

 

Un argumento de los que piden el fin de la Mesa de conversaciones de Quito, es que el ELN no está en condiciones de cumplir acuerdos por falta de unidad de mando, ese argumento otra vez fue desmentido con el Cese de Operaciones Ofensivas, ofrecido a los colombianos, entre el 9 y el 13 de marzo, con ocasión de la realización de las elecciones el domingo 11, el cual fue cumplido cabalmente por el ELN.

 

El país debe tener presente que el Cese al Fuego Bilateral Temporal y Nacional, que terminó el 9 de enero, atenuó la confrontación entre las partes, pero en cambio, el régimen recrudeció la violencia contra los líderes sociales; además, dentro del cese bilateral y después de este, las Fuerzas Armadas estatales incrementaron las acciones ofensivas de copamiento militar contra las zonas donde opera el ELN, y dentro de esta misma ofensiva a partir del 10 de enero, las Fuerzas Militares han realizado numerosos bombardeos en dichas zonas.

 

El ambiente belicista lo agudizó el Ministro de Defensa, el 13 de marzo, en un Consejo de seguridad en la Guajira, donde dijo, “vamos a ver qué pasa en la Mesa, pero las operaciones de la policía y fuerzas militares se mantienen mientras no haya una negociación del cese al fuego bilateral. Lo cual implica que mientras se pacta un nuevo cese, el ELN deberá defenderse y responder, a la ofensiva que el Gobierno mantiene.

 

En la jornada de apertura del Quinto ciclo de conversaciones hubo una actitud propositiva de las dos delegaciones, ambiente positivo para avanzar con celeridad y rigurosidad en el desarrollo de la Agenda, que otorga prioridad a pactar y dar curso a la participación de la sociedad en la construcción de la paz y a un nuevo Acuerdo de Cese al Fuego Bilateral.

 

Reiteramos al país y a la comunidad internacional que el ELN está en la mesa de conversaciones con la firme disposición de lograr la solución política al conflicto, propiciando la participación de la sociedad, en un Gran Diálogo Nacional por las transformaciones democratizadoras que desarrollen la paz en Colombia.