@ELN_Paz

E-mail

Soporte

Inicio

Escrito por Equipo Comunicaciones / Delegación de Diálogos

Bernardo Téllez, uno de los jefes de la Delegación de diálogos del Ejército de Liberación Nacional, desde Quito aclara interrogantes que han surgido, sobre algunas de las últimas acciones del ELN.

 

Tras los ataques recientes, ¿Se impone al interior del ELN una supuesta tendencia militarista?

El ELN tiene una unidad interna muy sólida, porque las orientaciones dependen de máximos eventos democráticos que se realizan. Ahora, nos encontramos en un proceso de diálogos y solución política, porque el Quinto Congreso orientó explorar la posibilidad de una solución política del conflicto armado.

 

Era necesario evaluar el cese anterior y acordar un nuevo cese al fuego; pero al terminar la tregua el 9 de enero, todas nuestras unidades quedaron en disposición de desarrollar acciones defensivas, después que las Fuerzas Militares estatales desplegaron en varias regiones del país, operaciones de registro y control, aumentando las tropas en 6 batallones para el Catatumbo, 3 para Arauca, otros para el Chocó, 9.800 soldados para Nariño. Ante estas operaciones ofensivas, era apenas lógica, la reacción militar que tuvo nuestra organización, después del 9 de enero.

 

¿Cómo explica las denuncias del partido FARC, sobre ataques del ELN a sus militantes? 

Los últimos hechos sucedidos en Nariño no están lo suficientemente claros. Allí se presenta una situación muy compleja, porque muchas de las estructuras de las Farc, hoy declaradas en disidencia en ese territorio, están muy relacionadas con el narcotráfico.

 

No es una política del ELN, atacar a miembros de las Farc. Lo que corresponde es esperar a que nuestros Frentes de allá se pronuncien al respecto.

 

Como organización desde siempre hemos tenido respeto por las decisiones políticas de las organizaciones revolucionarias hermanas. Nuestra brega ha sido porque la unidad de las organizaciones revolucionarias esté por encima de las diferencias, para avanzar en forjar un país mejor.

 

¿Cuál es el tratamiento que dan al problema de los cultivos de uso ilícito?

Los campesinos por el abandono estatal, por falta de créditos, de incentivos, de vías, etc., acuden a cultivar coca, porque son rentables y garantizan el sustento diario de sus familias.

 

En Arauca, los campesinos sin ayuda del Estado desarrollaron un programa propio, donde sustituyeron cultivos de coca, por plátano y cacao. Esta experiencia se debe desarrollar en otras regiones cocaleras.

 

Si el gobierno solamente hace represión y violencia contra los campesinos cocaleros, no va a resolver el problema, lo va a agudizar. La salida debe ser concertada con los campesinos. Nosotros apoyamos  todo los esfuerzos de sustitución que sean producto de acuerdos.

Categoría: